Consumo Inteligente

0
903
Foto: expansion.mx
Por: Andrea Flórez Caro 
Colaboradora

 ¿Qué es el consumo inteligente? En pocas palabras, podríamos decir que es simplemente “pensar antes de comprar”, pero en realidad el consumo inteligente tiene que ver con analizar a detalle nuestras decisiones antes de comprar. Siempre hay que comparar calidad y precio; ser un consumidor inteligente no significa comprar siempre lo más barato, sino analizar cuál producto o servicio (en relación a su precio) nos va a ser más útil o a durar más tiempo. El consumidor inteligente ahorra en lo que compra, piensa antes de comprar algo, analiza si es algo que realmente necesita, compara precios y niveles de calidad. 

Foto 2006-2012.economia.gob.mx

Consumidores Inteligentes

Eres un consumidor inteligente si: 

  • Comparas precios en diversos establecimientos antes de comprar. 
  • Piensas si verdaderamente vas a usar el artículo que vas a comprar. 
  • Compras lo que consideras necesario.  
  • Cuidas las cosas que usas. 
  • Ahorras en el consumo del agua, de la luz y del gas en tu hogar (servicios públicos).

Claves del consumo inteligente

Las siete claves del consumo inteligente según la Profeco son: 

Imagen enewstetic.com

  1. Consumo consciente: Conocer nuestros derechos y obligaciones, así como asumir las consecuencias de nuestra manera de consumir. Es importante que si compras algo en rebaja conozcas las políticas de devolución y las condiciones de las garantías de bienes de alto valor como electrodomésticos, equipo de cómputo y fotografía.
  2. Consumo informado: Comparar calidad y precio, pensando en satisfacer necesidades reales y en invertir antes de gastar.
  3. Consumo crítico: Razonar ante la publicidad y la moda y valorarse uno mismo por lo que se es y no por lo que se tiene. Las campañas de publicidad siempre apelarán a despertar aspiraciones y necesidades fincadas en la modernidad y status.
  4. Consumo saludable: Una alimentación balanceada, evitar fumar y procurar un consumo que fomente el beneficio de la salud puede apoyar a que tus decisiones de consumo sean positivas de manera íntegra.
  5. Consumo sustentable: Elige productos ecológicos que permitan ahorrar energía y agua, separar la basura y generar menos desechos. 
  6. Consumo solidario: Adquirir productos artesanales o de empresas socialmente responsables, con políticas laborales justas y procesos de producción limpios, ayuda a mejorar el tejido social.
  7. Consumo activo: Hacer alianzas con otros consumidores. Las redes sociales permiten intercambiar experiencias de consumo para elegir mejor entre las marcas y los proveedores de servicios.

Consejos para un consumo inteligente 

  1. Mirar el etiquetado. Todo lo que consumimos implica un efecto sobre el medio ambiente, y es nuestra responsabilidad hacerlo de manera sostenible. Para ello, consumir productos siempre que se pueda cercanos a nuestro lugar de residencia, o dentro de nuestro país. Así sabemos que el transporte y otras características han sido menos influyentes en el medioambiente. 
  2. Cada producto, en su momento. Para conseguir que frutas, verduras u hortalizas que no son de temporada estén en el supermercado, se necesitan formas de producción menos naturales y que incluyen un impacto medioambiental (como pueden ser los invernaderos) o el uso de fertilizantes u otros productos químicos. Evita comprar productos de fuera de temporada, ya que además serán más caros por sus  necesidades especiales en la producción. 
  3. Consume ecológico siempre que puedas. Los productos ecológicos tienen grandes diferencias con los habituales. La producción se realiza de forma sostenible, no se utilizan productos químicos y, en el caso del trato animal, siempre es mucho más saludable para ellos, lo que se traduce en más salud para nosotros. Aquí no ahorraremos, dado que la comida ecológica no es más barata, sino más cara, pero es una inversión en salud ya que se encuentran libres de aditivos y racionalizamos los recursos para generaciones futuras. 

 4. El exterior también cuenta. Cada día podemos ver en los supermercados productos con un exceso de plástico u otros materiales, innecesario en muchas ocasiones para mantener la calidad del mismo. Siempre que sea posible, opta por no comprar productos con “exceso de envasado”. Si te ofrecen meter “una bolsa dentro de otra bolsa”, evítalo también siempre que puedas. Te darás cuenta de que en muchas ocasiones es innecesario, y además ahorrarás, ya que el embalaje siempre se acaba pagando en el precio final del producto. 

5. Guarda tus justificantes de pago. El ticket es la mejor garantía que tiene el consumidor, si necesita hacer un cambio o reclamar. Es importante exigirlo al abonar una compra y comprobar que incluye información sobre la política de cambios y/o devoluciones del establecimiento.

Imagen larepublica.co

6. El derecho a cambios y devoluciones puede variar según el establecimiento. Al comprar en una tienda física, el establecimiento no está obligado a cambiar el producto o devolver el dinero, a no ser que el producto no esté en perfecto estado, aunque la mayoría de las tiendas suelen aplicar esta política. 

7. Siempre tienes derecho a reclamar. Cuando el producto que hayas comprado o el servicio que hayas recibido no te satisfaga, tienes derecho a presentar una reclamación. Todas las empresas deben disponer de un soporte duradero en el que realizar estas quejas, algo que habitualmente se materializa en las hojas de reclamaciones, que deben estar a disposición del consumidor cuando las solicite. 

8. Establece un presupuesto similar cada vez que vayas a hacer la compra, por ejemplo a la semana, y síguelo al pie de la letra. De esta manera, evitaremos la tentación de incrementarlo, y de gastar innecesariamente. Sólo cámbialo si es necesario.

9. Establece las prioridades necesarias. Con el presupuesto ajustado que manejamos, tendremos que priorizar ciertos productos básicos con otros que no lo son tanto.

10. Si somos capaces de acudir sólo una vez a la semana al supermercado con una compra grande, en lugar de pequeñas compras con más frecuencia, ahorraremos tiempo y también dinero, ya que cuantas más veces vayamos, más tentación tendremos de comprar productos que realmente no necesitamos.

11. Haz una lista y síguela al pie de la letra. De esta manera nos obligamos a comprar únicamente los productos que están en ella, sin comprar otros innecesarios, a no ser que encontremos un producto sustitutivo a un menor precio.

12. Valora la posibilidad de comprar marcas blancas. En muchos casos la calidad de las mismas es similar a la de una marca comercial, pero más baratas.

13. En ciertas ocasiones, planear con tiempo las compras que sabemos seguro que vamos a consumir puede ahorrarte bastante dinero, como por ejemplo las comidas de Navidad.

14. Replantéate tu ritmo de consumo. No se trata de convertirse en un tacaño que no suelta ni un solo peso, sino de replantearnos nuestro ritmo de consumo y reconocer que, por ejemplo, no necesitamos comprar ropa o complementos -por muy baratos que sean- cada semana, sino que está bien con que lo hagamos, por ejemplo, cada tres meses o en rebajas 

15. Sé más crítico con la publicidad que recibes. Induce a comprar productos que la mayoría de las veces no necesitas, y puedes acabar arrepintiéndote de haber hecho una compra inútil.

16. Procura agotar la vida útil de las cosas antes de comprar un nuevo producto que las sustituya. 

17. Concédete algún capricho, no es bueno vivir con un continuo sentimiento de privación. Además, si sueles ser austero podrás disfrutar mucho más cuando te permitas un pequeño capricho como comprarte un libro, unas chocolatinas o unas zapatillas que tienes intención de darles mucho uso.

Imagen argentarium.com

Cada persona es consumidor y este hecho es tan cierto e importante que nos convierte en el grupo económico más influyente, determinante y participativo del mercado. Contamos con la autonomía necesaria en la decisión de compra, adquirimos y utilizamos bienes y servicios a diario en cada sencilla actividad que practiquemos, realizamos inversiones y ahorramos dinero para emergencias. 

El consumo inteligente no se basa en impulsos. Igualmente no se deja influenciar por la publicidad, la utiliza como parte de la información que debe manejar en su toma de decisiones. Una compra inteligente es aquella que nos deja satisfechos no sólo al momento de la adquisición, sino días, semanas y meses después. 


Referencias 

Abad, J. (s.f.). Economía y finanzas internacionales. Obtenido de EL CONSUMO Y SU IMPORTANCIA ECONÓMICA.: http://puceae.puce.edu.ec/efi/index.php/economia-internacional/14-competitividad/248-el-consumo-y-su-importancia-economica 

Banco azteca. (s.f.). Obtenido de ¿Qué es un consumo inteligente?: http://www.aprendeycrece.hn/Articulos/TusFinanzas/17/170 

Diferencia entre. (12 de Agosto de 2014). Obtenido de Diferencia entre deseo y necesidad: http://diferenciaentre.info/diferencia-entre-deseo-y-necesidad/ 

El financiero. (3 de Septiembre de 2015). Obtenido de Consumo inteligente, gasta mejor y ahorra: http://www.elfinanciero.com.mx/mis-finanzas/consumo-inteligente-gasta-mejor-y-ahorra 

En naranja. (23 de Noviembre de 2011). Obtenido de Diez consejos para un consumo inteligente en el supermercado: https://www.ennaranja.com/para-ahorradores/diez-consejos-para-un-consumo-inteligente-en-el-supermercado/ 

Expansión. (2 de Julio de 2012). Obtenido de EL ABC DEL CONSUMIDOR INTELIGENTE: https://expansion.mx/mi-dinero/2012/06/29/el-abc-del-consumidor-inteligente 

Finanzas personales . (s.f.). Obtenido de http://www.finanzaspersonales.co/ahorro-e-inversion/articulo/diferencia-entre-necesidad-y-deseo/58128 

Finanzas prácticas. (s.f.). Obtenido de Compras inteligentes: https://www.finanzaspracticas.com.co/finanzaspersonales/presupuestar/compras/inteligentes.php 

La razón. (12 de Marzo de 2015). Obtenido de 10 consejos para ser un consumidor inteligente: https://www.larazon.es/economia/10-consejos-para-ser-un-consumidor-inteligente-AX9176453 

M, J. (2014). Vivir latina. Obtenido de Cinco características de un consumidor inteligente: http://www.vivirlatina.com/cinco-caracteristicas-de-un-consumidor-inteligente/ 

Pinto, L. J. (s.f.). BBVA. Obtenido de Consejos para ser un consumidor inteligente: https://www.bbva.com/es/consejos-consumidor-inteligente/ 

Portafolio. (14 de Marzo de 2016). Obtenido de Sus gastos ‘hormiga’ le pueden : http://www.portafolio.co/economia/finanzas/gastos-hormigas-otros-gastos-innecesarios-492511 

Secretaría de economía. (s.f.). Obtenido de Consumo inteligente: http://www.2006-2012.economia.gob.mx/economia-para-todos/buen-consumidor/informate/consumo-inteligente 

Sostenibilidad para todos. (s.f.). Obtenido de CONSUMO INTELIGENTE: https://www.sostenibilidad.com/vida-sostenible/consumo-inteligente/ 

Universia. (5 de Julio de 2012). Obtenido de ¿Cómo ser un consumidor inteligente?: http://noticias.universia.com.ar/tiempo-libre/noticia/2012/07/05/948494/ser-consumidor-inteligente.html 

 

Computadores Futuro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here