La inversión alcanza los $364.955 millones. Foto: Alcaldía de Medellín.

La Línea P del Metro, que se convertirá en el sistema de cable para el transporte urbano con mayor capacidad en el mundo hasta hoy, comenzó sus pruebas dinámicas y la puesta a punto de todo el sistema operativo.

Las acciones buscan ajustar los parámetros del motor Direct Drive para garantizar las velocidades de rotación y torque. Así mismo, se hacen reglajes para verificar que el cable esté completamente alineado en los balancines y que estos estén bien nivelados.

“El primer anuncio es que hemos garantizado a la ciudadanía la máxima seguridad posible y por eso hoy hacemos pruebas de movilidad”, explicó el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle.

Verificación y puesta en marcha

Otro aspecto que se adelanta es la verificación física de todos los parámetros internos de las cuatro estaciones que tendrá el sistema.

Distancia entre vías, desviaciones del cable, distancias entre pinzas/sensores, nivel de presión de neumáticos, tensión de correas, entre otras.

Igualmente, se realiza la puesta en verde (poner en estado operativo) de los componentes del sistema de socorro.

Estos permiten el funcionamiento del cable con motores eléctricos auxiliares para llevar las cabinas hasta la próxima estación en caso de una evacuación. Las cuatro estaciones de esta nueva línea son Acevedo, Sena, Doce de Octubre y El Progreso.

“Este proyecto es el sexto Metrocable en la red del Metro de Medellín. Beneficiará a 420 mil personas en las comunas 5 (Castilla) y 6 (Doce de Octubre) del noroccidente de Medellín ”, indicó Tomás Elejalde, gerente del Metro.

El funcionario agregó que este cable contará con 138 cabinas, cada una con capacidad para 12 usuarios, y cuando esté en operación podrá mover a 4.000 viajeros cada hora por sentido.

Desde el inicio del proyecto hasta hoy, la construcción del metrocable Picacho ha generado 4.167 empleos y 345 de ellos han sido aprovechados por los mismos habitantes del sector.

La obra promueve el concepto de Ecociudad, ya que la entrada en operación de la Línea P permitirá una reducción anual de 979 toneladas de CO2 al medio ambiente.

Además, se adelanta la siembra de 1.400 nuevos árboles en la zona de influencia del proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here