Mucho más allá de obturar, la fotografía puede cambiar tu mundo

No solo es observar y disparar; es necesario leer, viajar, estudiar, inspirarse, enamorarse y odiar. Básicamente para hacer fotos es necesario vivir.

0
3163
El tiempo se congela a través de la fotografía. Foto: Steve Jota
Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos

Texto y fotos: Steve Jota

Todo empezó como una materia en la universidad, en la cual nos enseñaron cómo con una caja de galletas se podía construir en una cámara fotográfica… el secreto: luz y tiempo.

Me enamoré perdidamente de la fotografía, no sé si por lo mágico que me parecía controlar la luz y el tiempo o por darme cuenta que podía contar historias con imágenes.

Puede ser usada como herramienta de denuncia social en protestas, manifestaciones contra injusticias. Foto: Steve Jota

De a poco pude comprender la gran responsabilidad que era hacer fotos, así de cómos podían servir de herramienta de cambio social o como herramienta para crear arte o simplemente para sumergirme en mi mundo y divertirme.

Aquí radica la amplia gama y el cómo la fotografía seduce a tantas personas. Son muchas las vertientes que existen.

Puedes visitar lugares espectaculares y capturar sus paisajes, su gente y sus costumbres. Foto: Steve Jota
Te permite crear obras únicas, jugar con la luz, con los colores, con el balance, la composición, todo lo que tu mente se imagine para plasmar a través de un lente. Foto: Steve Jota

Lo mejor de todo es que la fotografía no discrimina entre gustos, profesiones u oficios.

Todo aquel con una cámara o un celular puede hacer fotos; desde el más joven hasta el más viejo. Es una actividad que todos podemos realizar y con ella plasmar nuestros gustos, nuestro mundo, nuestra forma de observar.

Médicos, arquitectos, chefs, estudiantes, todos pueden complementar su labores con la fotografía. No hay límites, pero sí una gran satisfacción.

Retratar a nuestro ser más querido e inmortalizarlo por siempre. Foto: Steve Jota
Capturar momentos en nuestra vida que nunca quisiéramos olvidar. Foto: Steve Jota

Se empieza por diversión: fotografiamos todo lo que nos parece bonito y así poco a poco nos encaminamos por unos temas o un estilo.

Sin darnos cuenta las cosas más bonitas de nuestra vida se logran cuando estamos con la cámara; la sensación de euforia por lograr una buena foto, compartir con amigos, ayudar a las personas y todo gracias a la fotografía.

Con el lente podemos también capturar la cotidianidad a nuestro alrededor- Foto: Steve Jota

Gracias a este oficio pude acercarme a cientos de personas, conocer sus historias, vivir sus realidades, sensibilizarme con el mundo donde habito y entender que cada relato es importante.

Así es como de a poco la fotografía me cambió la vida; no solo salía todos los días con una cámara, si no que entendí que podía ayudar con ella o, al menos, sacarle una sonrisa a alguien.

La alegría se contagia a través del lente. Foto: Steve Jota
Otra ventaja de la fotografía es que se presta para la observación. Ver lo que otros no. Foto: Steve Jota

No importa si buscas lo bello, lo abstracto, el cambio social o simplemente distraerte. La invitación es a que hagas fotos, sientas el poder que tiene y todas las emociones que se pueden obtener con una cámara. Tu mundo nunca volverá hacer igual cuando lo veas a través de un lente.

Servicio social

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here