La regla universal dice que el salario mínimo debe incrementarse teniendo en cuenta las proyecciones de la inflación y el porcentaje de productividad que muestre el país. Foto referencia.

Daniel López
Estudiante de Tecnología en análisis de costos y presupuestos
ITM

El salario mínimo aumentó el 3,5 % para 2021, esta subida significa muchos cambios y retos ya que nos enfrentamos a una recuperación económica muy compleja.

El gobierno fijó que el salario sería de $1.014.980 ($908.526 más auxilio de transporte de $106.454), esta subida estuvo por encima de la demanda de los empresarios de 2,7 % pero muy lejos de la petición de los sindicatos, que fue del 13,9 %.

Comparado con otros países

Con un entorno de inflación bajo, dado que el costo de vida estaría aproximadamente ubicado en un 1,9 % este año, el salario mínimo de Colombia todavía espera reajustes que ya están definidos en otros países, alrededor de 20 naciones de América Latina.

Entre estos 20 países de Latinoamérica, el salario mínimo de nuestro país se ubica en la posición número 7 en referencia a los más altos.

El rango mayor de compra de los salarios de Latinoamérica es muy variado, siendo el de mayor valor el de Costa Rica, que equivale a 1.160.000 pesos colombianos y el más bajo es equivalente a 1 dólar, en Venezuela.

La manera de comparar la capacidad de compra de los sueldos es calculando la cantidad de bienes que se pueden adquirir con el salario de cada país, de este modo se da una comparación entre las distintas cantidades.

Histórico en Colombia

Entre 2011 y 2020, las mayores alzas del salario mínimo se dieron en 2019, 2014 y 2020, respectivamente, pero para el 2020, según las estadísticas, se dio el mayor reajuste real del salario mínimo, y fue tan solo del 2,2 por ciento, al restar la inflación presentada en 2019 de 3,8 %.

Aunque para gran parte de la opinión publica el incremento del mínimo fue insuficiente para las necesidades que muestran los trabajadores, algunos analistas consideran que teniendo en cuenta los indicadores económicos que se mostraron este año, la subida del 3,5 % es una de las más notables de los últimos años.

Es aquí donde el impacto económico de la pandemia se ve muy presente, haciendo que la inflación se ubicara por debajo del rango del Banco de la Republica que va del 2 al 4 % (1,49 % en noviembre).

De igual manera, la productividad fue la más afectada con una baja histórica. Según el Dane, en 2020 la productividad de Colombia habría presentado una variación del -0.60 %, es entonces que las personas vean bajo qué reglas estamos jugando el partido, los indicadores por los cuales el salario mínimo debería incrementar, no muestran los números que se esperarían para una gran subida del salario.

Opiniones divididas

Este tema tiene opiniones muy divididas, ya que tiene algunos sectores más beneficiados que otros; los más beneficiados son aquellos trabajadores formales que tienen un contrato formal por lo equivalente al salario mínimo, quienes verán un visible aumento en su poder adquisitivo.

Pero sectores como las centrales obreras que pedían una subida del 10 % o mayor en el salario mínimo, diciendo que de esta manera se dinamiza el consumo y se impulsa a la economía en su recuperación, no toman en cuenta el gran impacto que generaría esto para la creación de empleo.

Una de las consecuencias que puede traer el incremento del salario mínimo por encima de la inflación y productividad, según los expertos, es que esta subida haría que la recuperación del mercado laboral en Colombia sea mucho más lenta de lo esperado, ya que el sector laboral se pondría a la defensiva, generando menos oferta laboral de modo que esto impulsaría a más personas hacia la informalidad.

Hay personas que dicen que el salario mínimo puede ser la llave para una alta productividad y competitividad, las personas se verían mucho más motivadas por altos salarios, pero en contradicción el costo de mano de obra se vería muy afectado, generando que las empresas contrataran menos personal y los despidos tampoco se harían esperar, en conclusión en general es una buena idea a nivel personal, pero a nivel colectivo una subida muy alta del salario mínimo sería perjudicial a largo y mediano plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here