El plan con el que EPM mitiga los riesgos de accidentes en las líneas de energía

EPM informó que solo el negocio de Transmisión y distribución de energía tiene, a la fecha, 596 hectáreas de restauración ecológica y 1.622 hectáreas de bosques.

0
13022
Vamos Belén

Parece una contradicción, pero a veces talar un árbol o podar una rama puede salvar
una vida y evitar una tragedia. Principalmente si se trata de vegetación frondosa que
está cerca de las redes de energía.

Esta máxima es relevante, sobre todo, si se tiene en cuenta la magnitud del
siguiente dato: EPM tiene 102 mil kilómetros lineales de redes de energía.

Por eso, la empresa de servicios públicos ejecuta un plan de manejo forestal de
árboles que representan un riesgo para las redes de energía, lo que puede provocar
accidentes en los que personas o animales terminen electrocutados o generar daños
que impliquen la suspensión del servicio y afecten a miles de usuarios.

Foto: EPM

Luis Eduardo Valencia, jefe de gestión ambiental y social del negocio de Transmisión
y distribución de energía de EPM, detalla que estos planes de manejo forestal son
realizados por expertos y siempre cumplen con todos los requisitos de las
autoridades ambientales. Se realizan con el objetivo superior de evitar tragedias:

“La seguridad aquí es clave y los planes de manejo forestal (tala y poda) son
actividades preventivas que se enfocan en minimizar casi que por completo el riesgo
eléctrico para las comunidades, la fauna y la flora cuando la vegetación se acerca
demasiado al conductor o a las líneas”, explica.

Por eso no debe resultar extraño encontrar en los barrios o zonas rurales a cuadrillas
de EPM en actividades de poda o tala en cercanías de redes eléctricas. El vocero
amplía la explicación: la poda es la esencia del mantenimiento porque implica
garantizar que las redes estén despejadas mientras que la tala, por su parte, se
realiza cuando hay un riesgo latente hacia la infraestructura o hacia la vida de las
personas o de la fauna.

¿Hay restauración?

Además de necesitar permiso de la autoridad ambiental, las talas siempre traen
consigo, por norma, un compromiso de restauración ecológica: árbol que se derriba,
árbol que se repone.

EPM informó que solo el negocio de Transmisión y distribución de energía tiene, a la
fecha, 596 hectáreas de restauración ecológica y 1.622 hectáreas de bosques en
conservación en los departamentos donde hace presencia con proyectos: Antioquia,
Córdoba, Cundinamarca y Santander.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here