Las políticas en materia económica de Estados Unidos no solo impactan ese país, sino que también tienen consecuencias internacionales.

Daniel López
Estudiante de Tecnología en análisis de costos y presupuestos
ITM

La importancia de las propuestas económicas tienen un gran peso a la hora de elegir el presidente de Estados Unidos como se demostró en el pasado, cuando en 1932, tras la gran depresión, se eligió al mandatario número 37 en dicha nación.

En ese entonces, el republicano Herbert Hoover se postulaba para ser reelegido, pero sufrió una derrota aplastante frente al demócrata Franklin D. Roosevelt.

Según historiadores, Roosevelt ganó porque prometió una recuperación sólida y eficiente al poner en marcha un new deal en el cual se incluían proyectos de obras públicas, reformas financieras y regulaciones.

Luego de 88 años la historia parece repetirse, pero en esta ocasión no solo es la crisis económica, sino que se suma una crisis de salud en el mundo y para ganar esta contienda electoral, los dos candidatos deben mostrar sus mejores cartas para combatir estas adversidades.

Los dos cuentan con opiniones y visiones distintas, pero coinciden en aspectos fundamentales que necesitan ser atendidos en este momento en el país.

Tanto Biden como Trump apuestan por acciones que influyen en la recuperación económica del país tras el impacto de la pandemia.

Otro punto clave es la tasa de desempleo, que para finales de septiembre se ubicaba en 7,9 %, así como el plan de impuestos.

Recuperación económica

Para recuperar la economía estadounidense que ha sido tan golpeada por esta contingencia, los candidatos siguen por el mismo camino.

Trump centra su atención en las grandes empresas y en el fortalecimiento de las industrias que muestren una mayor rentabilidad, como la minería y el petróleo.

Además, mantiene la iniciativa de disminuir su impuesto sobre la nómina, que ha sido fuertemente cuestionado por no reflejar un beneficio real.

Por su parte, Biden dice estar comprometido con fortalecer empresas pequeñas. Además, plantea la posibilidad de autorizar préstamos mucho más generosos para los negocios que estén pasando por dificultades económicas.

Como lo dice el docente de la Universidad de la Sabana Johan Cartas, “Trump pone especial atención a la generación de capitales, mientras que Biden se focaliza en el aprovechamiento del capital humano”.

Disminución de la tasa de desempleo

Una de las metas que comparten los dos candidatos es recuperar esos empleos que se perdieron por culpa de la pandemia, los cuales se estiman en 22 millones.

Con la apertura progresiva del comercio se han recuperado alrededor de 9,3 millones de empleos, pero el impacto negativo aún está presente en el país.

Biden promete más de 10 millones de puestos de trabajo que utilizarían energía limpia, una propuesta que contribuye en gran medida a su discurso de cuidado del medio ambiente.

Para lograrlo asegura una inversión de US$400.000 millones que serán específicamente utilizados en materia de investigación e innovación energética y climática para los próximos 10 años.

Trump, por otro lado, no ha especificado sus planes o proyectos para la creación de empleo; sin embargo, ha dicho que estaría dispuesto a generar 10 millones de empleos sin explicar de qué manera o por cuáles medios lo conseguiría.

Por ahora el mandatario ha liderado los Bonos de ayuda al desempleo por unos US$300.000 para los afectados por la pandemia.

El plan de impuestos

Este tema genera gran impacto sobre el país, de modo que las decisiones y propuestas que los candidatos muestren serán tomadas muy en cuenta por los ciudadanos.

Trump plantea extender la reforma tributaria del país o Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (Tcja) de 2017, más allá de 2025.

Una de las propuestas más llamativas de Trump es la de reducir los impuestos de la clase media un 10 % y continuar sin un impuesto acumulado por la riqueza.

Por otro lado, Biden plantea aumentar los impuestos de los contribuyentes que tengan ingresos superiores a US$400.000 a 39,6 %; el porcentaje actual es del 35 %.

Además, para la educación, el demócrata plantea eliminar los préstamos estudiantiles y conseguir una reducción de 0 de los impuestos una vez los prestatarios se integren a un plan de pago de hasta 20 años dependiendo de la cantidad de sus ingresos.

Grosso modo estos son las principales propuestas de los candidatos a ser el próximo presidente de Estados Unidos, quienes a la hora de publicar este artículo se encuentran a la expectativa, así como el resto del mundo, dado que Biden cuenta 264 votos electorales mientras que Trump suma 214.

Cabe recordar que con 270 votos electorales se conocerá quién será el nuevo presidente de la potencia norteamericana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here