Cómo promover la equidad de género en el hogar

Corresponsabilidad entre niños y niñas

0
6829
Foto: freepik.es
La igualdad de género no solo es un derecho humano fundamental, sino que es uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo pacífico, próspero y sostenible. (ONU). Imagen Freepik.es
IU Digital de Antioquia

Para llegar a la consecución de una igualdad de oportunidades efectiva entre hombres y mujeres en nuestra sociedad, es importante que las familias inicien desde temprana edad un trabajo de corresponsabilidad entre niños y niñas en la casa.

Y para promover la igualdad de género en el hogar se puede empezar por un trabajo colaborativo al repartir de forma equitativa las tareas domésticas entre todos los miembros de la familia.

Repartir el trabajo doméstico y la crianza de los menores por igual es una práctica que fomenta la equidad, la cooperación y la solidaridad.

“¡Mi pareja es muy especial, me ayuda con las tareas de la casa!”; es una frase que a veces expresamos o escuchamos y la clave no es que uno ayude al otro, las actividades del hogar son un trabajo compartido; al formar parte de una familia asumimos derechos y deberes dentro de la misma y eso incluye las tareas domésticas y el ser cuidadores.

Según la ENDS (Encuesta Nacional de Demografía y Salud), la distribución de tareas en el hogar guarda una estrecha relación con los roles tradicionales de género. De las personas encuestadas entre 15 y 19 años, las mujeres adolescentes dedican entre el 80% y el 90% de su tiempo para realizar labores de limpieza en el hogar, mientras que el 12% de los hombres adolescentes de la misma edad lo hace. 1.

Además de los factores sociales, la equidad de género depende mucho de la educación que se les dé a los menores en casa, compartimos algunos tips con los que se puede fomentar la igualdad de género desde el hogar.

Tips para fomentar la equidad en el hogar

Colaborar en el día a día de las tareas domésticas no solo fomenta la autonomía personal de los más pequeños, sino que cohesiona a la familia porque se dan cuenta de que todos son un equipo y hacen las cosas pensando en la comunidad. 2. Imagen shutterstock
  • Respetar la identidad:

    Hay que tener en cuenta que desde el nacimiento se va construyendo socialmente la identidad de género de la persona3. Entonces, es importante destacar que la base de la educación en igualdad está en la formación de una actitud crítica desde la infancia.

Es fundamental prestar atención al desarrollo de la identidad en nuestros niños y permitir que definan la misma, para convertirse en adultos con una personalidad positiva y madura, con un autoconcepto adecuado y una sana autoestima4.

Los rasgos más característicos de nuestra personalidad se construyen en la infancia y en la adolescencia.

La identidad de género puede coincidir con el sexo asignado a una persona o puede ser totalmente diferente de esa clasificación.​ Imagen Freepik.es
  • Enseñar con el ejemplo:

    La mejor forma de fomentar la igualdad es practicar con el ejemplo. De ahí, la importancia que los cuidadores analicen sobre la forma en que están actuando y fomentando en sus hijos la equidad y erradicar las creencias de los estereotipos que determinan las responsabilidades en el terreno de lo femenino y de lo masculino. 

Los estereotipos de género, nos indican que determinados gustos, aficiones o tareas corresponden a las mujeres y otras a los hombres. Imagen freepik.es

Debe existir un compromiso de ambas partes para la educación, cuidado y crianza de los menores.

Hay que fomentar el positivismo en las tareas efectuadas por los menores y no menospreciar lo que hacen.

Si, por ejemplo, su tarea es barrer hay que animarlo, así no la esté realizando correctamente; debemos evitar frases desalentadoras como: “deje yo lo hago mejor”, “nooo, usted no sirve para eso”, “que lo haga su…. que lo hace mejor”.

Ante esta situación es donde se debe reforzar la clave de enseñar con el ejemplo: si el menor no efectúa la tarea de manera adecuada no se le debe descalificar, sino explicarle y mostrarle cómo es la mejor manera de hacer la tarea y animarlo a que lo siga intentando hasta que lo consiga. 

  • A través del juego:

    ni a los juegos ni a los juguetes podemos determinarles para quiénes son o su uso o por qué: “ los juguetes no son para niños o para niñas, son para jugar», destaca Mónica Viñas licenciada en Psicopedagogía5.

Para los niños los juguetes no tienen sexo, somos los adultos quienes determinamos su género. Imagen freepik.es

 Cuando los niños juegan no le asignan sexo al juguete, esto empieza a suceder cuando los adultos, la publicidad, la sociedad, entre otros, determinan su género… muñecas y color rosa para niñas, carros y color azul para niños.

Por eso, cualquier actividad o juego puede ser el escenario perfecto para practicar la Igualdad de oportunidades, la equidad y darles la característica de ser incluyentes. Permite que tus hijos elijan libremente el juego o la actividad lúdica que los haga felices.  Estas actividades de fomento de la igualdad deben formar parte de la rutina diaria.

La justicia de género no es únicamente garantizar derechos fundamentales. También se trata de garantizar medios clave para lograr sociedades más justas y, así, erradicar la pobreza. Y todos y todas tenemos un papel fundamental que desempeñar para lograr que esto sea una realidad. (oxfam.org)

  • Tareas equitativas en la casa:

    Este proceso es sencillo pero fundamental. Debemos reconocer, inicialmente, que en algunos hogares muchas de las actividades que les asignamos a los menores de edad las hacemos basadas en los estereotipos: “Las niñas en la cocina y los hombres en el taller” en estos casos las niñas aprenden con la madre y los niños con el padre. 

La mayoría de los seres humanos estamos capacitados para aprender, en especial los niños están más abiertos para hacerlo, y las tareas del hogar son elementos fundamentales que les ayudan tanto en la parte motora como en la emocional.

Para ser equitativos hay que alternar las tareas entre todos los miembros que componen el núcleo familiar. Si un día a uno, por ejemplo, le toca el aseo de los baños y la ropa y al otro la cocina y sacar a la mascota, en la siguiente ocasión es conveniente invertir las tareas.

Es importante resaltar que no debemos repartir las tareas por sexo sino por edad, capacidades y aptitudes. 

Así que para vivir en armonía, todos los integrantes de la familia debemos aportar nuestras capacidades en las tareas que se requieran desarrollar, y así, fomentar la cooperación, el trabajo en equipo y evitar, por consiguiente, el encasillamiento de roles. 

También es recomendable realizar actividades grupales: cocinar en familia, si celebramos fechas especiales en casa organizarla y decorarla entre todos los miembros del grupo familiar, jugar, bailar, ver películas, entre otras. 

Esta es una pequeña guía de las tareas domésticas por edades6

A los niños pequeños hay que apoyarlos en el desarrollo de sus tareas en el hogar de acuerdo con sus capacidades y edad. Imagen Freepik.es
  • De los 4 a los 5 años: ayudar a poner la mesa, vestirse y asearse solos, organizar los juguetes e incluso ayudar a regar las plantas.
  • De los 6 a los 7 años: preparar su mochila, hacer la cama, organizar su escritorio, ayudar a preparar el desayuno y quitar el polvo de los muebles.
  • De los 8 a los 9 años: bañarse solo, elegir su ropa, cuidar de la mascota, limpiar la habitación y ayudar a cocinar.
  • De los 10 a los 11 años: limpiar su habitación, tender la ropa o cuidar de su hermano pequeño.
  • A partir de los 12 años: recoger la ropa y ordenarla en el armario, sacar la basura o incluso ir a comprar cerca de casa.
  • Aceptación de la expresión de las emociones:

    no debemos reprimir las emociones de los menores porque las expresen de maneras diferentes a la forma en la que lo hacen los adultos. Tal como decía Freud “Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas”.

Los niños pequeños muchas veces no expresan sus sentimientos, miedos y frustraciones como un adulto, es decir, por medio de palabras y lo hacen a través del llanto, de un dolor, de golpes, de mordidas, de gritos, de pataletas, escondiéndose, entre otras.

Algunas veces, como adultos, tendemos a detener a los menores cuando expresan sus emociones y las catalogamos para niños o niñas y llegamos a decirles por ejemplo: ¡No llores, los hombres no lloran!, ¡No llores que pareces una niña! o ¡No te enojes como una bruja!, ¡Las niñas no se portan así!, ¡Las mujeres son más delicadas¡.

En lugar de reprimir sus expresiones de la emoción debemos comprenderlos y enseñarles a reconocer el origen de estas y cómo sobrellevarlas con una guía, porque los sentimientos dependen de la persona y no del género.

La ONU menciona que es vital recordar a las niñas que son fuertes, capaces, independientes y que sus derechos deben ser respetados.

Temas relacionados:

  1. ¿Qué es el trabajo doméstico y el cuidado del hogar?
  2. Amplían licencia de paternidad y crean licencias parentales
  3. ¿Qué es el cuidado no remunerado? 
  4. ¿Qué es la economía del cuidado?
  5. La brecha de género ¿hasta cuándo?

Esta nota hace parte de la iniciativa La equidad comienza en casa, estrategia ganadora de la convocatoria Medellín Palpita desde sus Territorios 2022 de la Secretaría de Comunicaciones Distrito de Ciencia, Tecnología e Innovación de Medellín.


webgrafía

  1. Ministerio de Salud y Protección Social & Profamilia, 2015
  2. M.ª Cruz Herrera Sancho, orientadora de infantil y primaria España.
  3.  Para la mayoría de los niños, ser varón o mujer es algo que se siente muy natural. Cuando nace un bebé se le asigna el género, masculino o femenino, de acuerdo con las características físicas. Esto se refiere al «sexo» o al «género asignado» del niño. Mientras tanto, la «identidad de género» se refiere al sentimiento interno que las personas tienen de quiénes son, que surge de una interacción de los rasgos biológicos, las influencias del desarrollo y las condiciones del entorno. Puede ser masculino, femenino, algo en el medio, una combinación de ambas cosas o ninguna. (https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/gradeschool/Paginas/gender-identity-and-gender-confusion-in-children.aspx#:~:text=La%20identidad%20de%20g%C3%A9nero%20suele,varones%20o%20mujeres%20con%20facilidad.)
  4. https://educayaprende.com/desarrollo-de-la-identidad-en-ninos/
  5. En el Día del Niño, especialistas analizaron para Infobae un fenómeno que se impone: los juegos y los juguetes están dejando de ser exclusivos para un sexo. «Los niños juegan con muñecas y las niñas con pelotas, y si no lo hacen es porque nadie les ofreció esa posibilidad», aseguran. El fenómeno de la literatura infantil con una perspectiva libre de prejuicios. https://www.infobae.com/tendencias/2018/08/18/los-juguetes-no-tienen-genero-los-adultos-tenemos-prejuicios-un-debate-sobre-el-juego-como-motor-de-expresion-y-creatividad/
  6. https://www.20minutos.es/
Computadores Futuro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here