¿Qué es el trabajo doméstico y de cuidado del hogar?

0
1635
IU Digital de Antioquia

No importa si una persona vive sola o comparte su casa con muchas personas: el cuidado del hogar es una necesidad. Siempre habrá que lavar la ropa o los platos, cocinar o asear pisos y baños. Por esto, el trabajo doméstico es una necesidad para todos los hogares.

En esta nota proponemos una mirada a estas actividades del día a día.

El trabajo doméstico y su remuneración

Muchas personas en Colombia, en especial mujeres de zonas rurales o comunidades racializadas, se dedican laboralmente al trabajo doméstico. Esto significa que ofrecen sus servicios para labores del cuidado del hogar a cambio del pago de un salario.

Sin embargo, este no suele ser el caso para la mayoría de los hogares del país. Como la situación económica en muchos de ellos es limitada, no cuentan con los recursos para pagarle a alguien externo que solucione estas demandas.

el trabajo doméstico es una necesidad para todos los hogares. Imagen freepik.es

Lo anterior tiene como consecuencia que alguien dentro del hogar termine asumiendo estas funciones, destinando parte de su tiempo y sin recibir remuneración a cambio.

Esto es más difícil si la persona, además de las horas que destina al cuidado del hogar, debe trabajar por fuera para conseguir ingresos o mantener a la familia. Es como si esta persona tuviera dos trabajos pero solamente le pagaran por hacer uno de ellos.

Tal es el caso de muchas mujeres cabeza de familia en Colombia. Ellas, además de salir a la calle para buscar el sustento, destinan gran parte de sus días a cocinar, hacer aseo y disponer ropas, entre otras funciones no remuneradas.

Una barrera frente a la equidad

Culturalmente, en nuestra sociedad ha hecho carrera la idea errónea de que las funciones del trabajo doméstico recaen directamente en las mujeres. 

Por ejemplo, sigue siendo tradicional que a las niñas se les obsequien juguetes relacionados con la casa –como cocinas en miniatura o vajillas– y con el cuidado –muñecos a los que cambiarles el pañal o darles tetero–, mientras que a los niños se les dan regalos relacionados con otras actividades –carritos, balones y demás–.

Aunque esta es una realidad que viene cambiando conforme nuestra sociedad se va haciendo más consciente de la necesidad de implementar la equidad entre géneros, esta idea de que la mujer es la encargada del hogar sigue siendo bastante extendida.

Imagen freepik.es

Destinar a las mujeres al trabajo doméstico, ya sea de manera exclusiva o como complemento a su vida laboral, significa sumar una barrera más para lograr la equidad. Además de las dificultades existentes en el mercado laboral, el hecho de tener que destinar varias horas al día –a veces incluso una jornada entera o más– disminuye la calidad y cantidad de tiempo que las mujeres disponen para sí mismas y/o para dedicarle a un trabajo externo.

Justamente con respecto al tiempo, las mujeres que viven en condiciones económicas más difíciles son las más afectadas. Por mencionar dos ejemplos, muchas de ellas deben lavar las prendas a mano o caminar largos trayectos para cargar el agua que van a consumir en su hogar.

¿Qué se puede hacer?

Desde una perspectiva de administración pública, los dos ejemplos anteriores brindan una buena idea de acciones que se pueden implementar para favorecer la equidad en el trabajo doméstico.

Con respecto al segundo, los largos trayectos para conseguir agua, las soluciones pasan por una oferta adecuada de servicios públicos. El cubrimiento de servicios como acueducto y alcantarillado resulta crucial para que las mujeres dispongan mejor de su tiempo, a la vez que disminuye riesgos para la salud –por la potabilización del agua y por efectos de cargar un gran peso todos los días–. Por fortuna, ciudades como Medellín tienen grandes avances en este frente.

El primer ejemplo es más común de lo que puede imaginarse en principio. Muchos hogares carecen de electrodomésticos como lavadoras y secadoras. En especial, las lavadoras son un aliado para combatir estas barreras de equidad para las mujeres, pues el lavado de prendas a mano requiere de mucho tiempo y total dedicación, mientras que la lavadora lo hace de forma automática y la persona puede dedicarse a otras actividades.

Desde el punto de vista de los empleadores, hay algunas acciones que también contribuyen a aliviar estas cargas. Una de ellas es la flexibilidad laboral, que consiste en proponer horarios que se ajusten a las diferentes realidades o, siempre que sea posible, acciones como el teletrabajo. Esta última es una modalidad que ganó mucho terreno después de la pandemia por covid-19 y tiene la ventaja de que, como ocurre desde el hogar, ayuda a simplificar tiempos. 

La equidad comienza en casa

El cuidado del hogar es un trabajo conjunto. Imagen freepik

Todo lo anterior es importante, pero se queda corto e insuficiente si los hombres no participan activamente de ello. 

Delegar la responsabilidad del trabajo doméstico únicamente en las mujeres se suma también a la carga que se les suele poner con respecto a las actividades del cuidado, como lo vimos en esta nota.

Por eso, el llamado es a que los hombres también se “pongan el delantal” y asuman su responsabilidad en casa. No hay disculpas para no involucrarse en actividades que al final benefician a toda la familia, más allá del género o las ocupaciones de cada quien.

En el mundo contemporáneo, las nuevas visiones acerca de la masculinidad ayudan a que se vea cada vez menos extraño que un hombre lave los platos, trapee los pisos o cocine. Antes esto era solo responsabilidad de las mujeres y probablemente así se criaron nuestras abuelas y las abuelas de ellas, ¡pero los tiempos cambian!

Por mucho que existan políticas públicas y compromiso del sector privado, poco o nada se avanza en equidad sin las acciones conjuntas de todos. ¡La equidad comienza en casa!

Esta nota hace parte de la iniciativa La equidad comienza en casa, iniciativa ganadora de la convocatoria Medellín Palpita desde sus Territorios de la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín.

Temas relacionados:

  1. Cómo promover la igualdad de género en el hogar
  2. Amplían licencia de paternidad y crean licencias parentales
  3. ¿Qué es el cuidado no remunerado? 
  4. La brecha de género ¿hasta cuándo?
  5. ¿Qué es la economía del cuidado?

Computadores Futuro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here